Teléfono: 931 171 074

Rafael Llamas: “El uso de un dispositivo de última generación para la IU implica calidad de tratamiento, minimización de posibles infecciones y simplicidad en la técnica de uso por parte del profesional”

Rafael Llamas es especialista en Continencia de Hollister Ibérica. FOTO.- R.LL.U.

Biólogo de formación, Rafael Llamas Urbano es especialista en Continencia de Hollister Ibérica. Llamas ha protagonizado una de las sesiones clínicas de Hestia Duran i Reynals, el centro de Hestia Alliance de L’Hospitalet de Llobregat, donde explicó a los profesionales la técnica del sondase intermitente. Aprovechamos su visita para hacer un breve repaso a la incontinencia urinaria.

P.- -¿En que tipo de unidades o servicios es más frecuente encontrar problemas de incontinencia? 

R.- Los problemas de incontinencia son más habituales de lo que nos podemos imaginar afectando, en España y según el Observatorio Nacional de Incontinencia (ONI), a unas 6 millones de personas. Es importante concretar que el concepto general de incontinencia implica la pérdida involuntaria de orina pero también existe la incontinencia por vaciado ineficiente de la vejiga que comporta la imposibilidad de evacuar voluntariamente la orina. Los pacientes con incontinencia de manera general son atendidos y diagnosticados en el hospital a través de los urólogos funcionales mediante diferentes técnicas urodinámicas que facilitan establecer un diagnóstico y un tratamiento concreto.

P.- ¿Cuál es la mejor manera de abordar la incontinencia urinaria?

R.- Con un buen diagnóstico y aplicando los tratamientos más novedosos que se puedan disponer.

Muestras de sonda intermitente.- FOTO.- Hollister Ibérica

P.- Usted se encarga de formar a profesionales, ¿nota muchas carencias o están bien preparados en esta materia?

R.- Lo importante es la formación continuada de los profesionales. Intentar siempre estar al día de todo lo que requiere la actividad profesional. En el caso de la IU es un campo en continuo progreso y hay algunas técnicas que están en pleno crecimiento estableciéndose en los protocolos de trabajo hospitalarios.

P.- En Hestia Duran i Reynals habló de sondaje intermitente, ¿en qué consiste?

R.- El sondaje intermitente es una técnica basada en realizar un vaciado de la vejiga de manera puntual mediante el uso de una sonda de un solo uso preparada para tal efecto. Una vez vaciada la vejiga la sonda se desecha. Este tipo de técnica se recomienda en el caso de pacientes que requieran un vaciado puntual de la vejiga o bien pacientes que no son capaces de vaciar la vejiga voluntariamente, teniendo lo que se denomina vejiga neurógena. En este caso de manera periódica el paciente se sonda el mismo, o mediante cuidador, y facilita la salida de la orina, es decir, se substituye el acto de micción voluntaria por la introducción de una sonda vesical intermitente. El sondaje intermitente en este segundo caso implicaría una capacitación del paciente o el cuidador para el uso de la técnica. Es importante puntualizar que el uso de un dispositivo de última generación favorece diferentes aspectos: calidad de tratamiento al paciente, minimización de posibles infecciones de tracto urinario y simplicidad en la técnica de uso por parte del profesional.

P.- ¿Hacia dónde a la innovación en el tratamiento de la IU?

En el caso de Hollister Iberia puedo hablar de los dispositivos destinados a la IU que implica el uso de sondaje intermitente. En este caso hay una clara tendencia a la simplicidad de dispositivos que faciliten la labor tanto del profesional como del usuario, fáciles de manipular. Que su única preocupación sea abrir el blíster del producto, sacarlo y utilizarlo. Dispositivos cada vez más discretos. Destacando que la tendencia de sondaje “no tocar” está cada vez más presente, es decir, que no haya riesgo de manipular el catéter que se va a introducir gracias a la presencia de guías de introducción o bien vías de drenaje amplias y largas.

Deja un comentario

IDIOMAS CON TRADUCCIÓN AUTOMÁTICA

ÚLTIMAS NOTICIAS

Acceso